alquiler-cablecam-valencia-servicio

Alquiler servicio Cablecam

/ day

2 days : -10% on total
3-4 days : -20% on total
5-10 days : 0,00 / day

Consultar precio Tel. 605 521 012

Categoría:

Descripción del producto

El “cablecam” es un sistema por el cual una cámara “vuela” a lo largo de un cable tendido de punto a punto, tipo tirolina. Emplea un motor de corriente continua en el carro del sistema, que es capaz de conducir sobre un cable y con una pendiente de hasta unos 15 grados, un peso máximo de carga de 10kg. La energía es proporcionada por los paquetes de baterías de polímero de litio a bordo. Es posible alcanzar velocidades de hasta 55km/h, o moverlo a velocidad lenta para movimientos lentos y suaves. Estas baterías permiten un recorrido del sistema de unos seis kilómetros. El sistema se controla con una emisora de radio control, lo que permite al operador del cablecam estar a una distancia de la unidad de hasta setecientos metros, si fuera necesario.

El sistema transporta un gimbal que mantiene estable en todo momento la cámara, con tres ejes de movimiento (Pan, Tilt, Roll). Este gimbal permite llevar cámaras de hasta siete kilos de peso, por lo que se le puede poner cámaras DSLR, o de vídeo de distintos tamaños (handycam, incluso red epic), y es controlado por el operador de cámara, con otra emisora radio control. La cámara también se conecta a un sistema de transmisión de vídeo inalámbrico que permite al operador de cámara, ver en tiempo real la imágen en una pantalla, y así poder obtener el mejor encuadre. Ese sistema de transmisión de video, si es necesario puede transmitir la señal en Full HD, lo que permite enlazar para su emisión en directo por televisiones o streaming.

El cablecam se cuelga de un cable o cuerda semirrígida, fabricada con Dyneema, de gran resistencia y muy poca elasticidad. El cable, de un grosor de 8 mm, tiene una resistencia de cargas de hasta 3500 Kg a la rotura, lo que hace del cablecam un elemento muy seguro. El cable se puede sujetar a árboles, farolas u otras estructuras permanentes o también se puede sujetar a anclajes móviles, como montacargas, elevadores de tijera, andamios o similares. Se utiliza un cabrestante manual en un extremo para tensar la cuerda / cable. Si es necesario, se puede instalar otro cable igual, como cable de seguridad, al que iría enganchado el soporte de la cámara. Tanto los cabestrantes como las eslingas que se utilizan en el amarre, tiene una resistencia de 2 toneladas. Dependiendo de la escena a grabar, se pueden instalar desde cinco metros hasta doscientos metros de cable. Habiéndose realizado pruebas con éxito con una longitud de quinientos metros de cable.